La dieta para unos dientes sanos debemos establecerla desde temprana edad y continuar con ella durante toda la vida. Necesitamos dientes fuertes para masticar, hablar y además poder lucir una bonita sonrisa. Una buena alimentación, equilibrada y rica en nutrientes es esencial para el crecimiento y el desarrollo del individuo además de su salud y bienestar.

 Qué comer:

  • Frutas y vegetales. Combinados, estos deben ser la mitad de lo que se coma todos los días. Dado que son ricos en agua y fibra, ayudan a equilibrar los azúcares que contienen y además, algunos contienen vitamina C (importante en la reparación de heridas y nos ayuda a mantener la salud de las encías) y vitamina A (contribuye en la reconstrucción  del esmalte)
  • Granos. Asegúrese de que al menos la mitad de sus granos sean integrales, como avena, pan de trigo y arroz integral.
  • Lácteos. Elija productos bajos en grasa o sin grasa. El queso y el yogur son bajos en azúcar. Además, contienen proteínas y calcio  que puede ayudar a fortalecer los dientes.
  • Proteínas magras. Carne de res magra, ave de corral sin piel y pescado ricos en fósforo. Trate de variar las opciones de proteínas e incluir huevos, frijoles, guisantes y otras legumbres
  • Agua. Especialmente la fluorada, es la mejor bebida para mantener la salud dental, ya que el flúor ayuda a los dientes a que sean más resistentes a los ataques de ácido que pueden causar la caries.

Evite las bebidas azucaradas y/o refrescos.

  • Sirva refrigerios nutritivos y limite los momentos de azúcar al día. Para ayudar a controlar la cantidad de azúcar que su hijo consume, procure leer siempre las etiquetas de los productos alimenticios y elija alimentos y/o bebidas que sean bajos en azúcares añadidos.