Un tratamiento de blanqueamiento dental, a pesar de estar relacionado con la estética dental, también requiere de unos cuidados y unas recomendaciones por partes de los profesionales, no solo para potenciar sus efectos, sino también para preservar la salud del paciente. En el blanqueamiento dental hay una serie de consejos que se deberían seguir, sobre todo después del tratamiento, para conseguir unos resultados más efectivos. Estos son algunos de ellos:

Un buen cepillado, con el dentífrico adecuado y un colutorio son imprescindibles después de un blanqueamiento dental. Tenemos que estar atentos y descubrir si tenemos una especial sensibilidad después del tratamiento, ya que hay dentífricos específicos para combatir esta afección.

  • Evitar fumar en las 24-48 horas posteriores al blanqueamiento:

La nicotina tiene una gran concentración de agentes químicos y es el principal causante de la decoloración de los dientes, por lo que puede arruinar todos los efectos del tratamiento dental.

  • Sensibilidad en los dientes:

Después de cada sesión de blanqueamiento dental es normal que haya una cierta sensibilidad en los dientes que desaparecerá una vez suprimido el gel blanqueador. Aparte de la sensibilidad, los dientes pueden retener algunas pigmentaciones, por lo que es aconsejable seguir una dieta sin colorantes en las semanas siguientes al tratamiento dental, así como evitar alimentos y bebidas frías para que la sensibilidad no se acreciente.

  • Alimentos a evitar en 48-72 horas siguientes al tratamiento:

Los cítricos desgastan mucho el esmalte e inciden directamente en el blanqueamiento de los dientes. Las naranjas, los limones, el kiwi y la piña, dada su acidez, provocan una hipersensibilidad dental que tiende a mitigar el blanqueamiento.

Otras frutas como frambuesas, moras o arándanos también pueden desteñir los dientes, sin embargo, las fresas pueden tener un cierto efecto blanqueador debido a su contenido en ácido málico. Alimentos como la remolacha, las espinacas o algunas salsas, como puede ser la soja, también se deben evitar, aunque la espinaca ayuda también a segregar saliva y protege el esmalte.Los caramelos y otros elementos con alto contenido en azúcar o agentes químicos no se deben consumir en las primeras horas del tratamiento para mantener una sonrisa reluciente.

  • Bebidas a evitar en 48-72 horas siguientes al tratamiento

Las bebidas que deben evitarse en las primeras horas son el café (por su gran cantidad de cromógenos), el vino tinto (por sus taninos y cromógenos) y en general cualquier bebida que tenga colorantes, aunque sean naturales, es decir refrescos y bebidas azucaradas.
El , al igual que otros alimentos, tiene efectos beneficiosos y perjudiciales después de un tratamiento blanqueante. En general, el té es saludable para la boca, pero después de blanquear los dientes pueden manchar el esmalte, en especial el té negro, debido a la gran cantidad de taninos que tiene. El menos nocivo sería el té blanco pero es recomendable evitar su consumo.

Aparte de mantener una higiene bucodental y controlar nuestra dieta, también es importante visitar al odontólogo para ver la posibilidad de llevar a cabo sesiones de refuerzo dependiendo del tratamiento que se haya efectuado. En nuestra clínica dental disponemos de los mejores profesionales en estética dental para diseñar la mejor sonrisa para ti y los tuyos. Visítanos y consigue unos dientes relucientes.

Más a cerca de Blanqueamiento y Estética Dental.