El mundo moderno, con toda la información y tecnología , hace posible que dispongamos  de herramientas como la Ortopedia Maxilar.

La Ortopedia Maxilar sirve para interceptar y prevenir muchos problemas de posición de los dientes y maxilares de manera temprana, niños de 8-12. La finalidad de empezar a esta edad es aprovechar el pico de máximo crecimiento para estimular o frenar el crecimiento de los maxilares, mejorar la posición de los dientes. De esta manera podemos devolver la función y armonía para lograr una correcta mordida que evite en un futuro la pérdida de dientes, problemas de masticación, fonación, problemas de articulación temporomandibular, bruxismo, problemas musculares, de respiración y en general de armonía facial.

Es importante saber que la primera visita a su ordenancista ronda los 8 años, momento en el cual deben hacerse un estudio, diagnóstico y plan de tratamiento individualizado.

El origen de estos problemas es multifactorial, existe una base genética importante a la que pueden sumarse hábitos como la interposición de labio, lengua, dedo, chupete, uñas, la deglución atípica, la respiración oral por problemas de hipertrofia adenoamigdalar, rinitis alérgica.

Aunque los hábitos de succión los consideramos normales en los lactantes y niños pequeños, si estos se prolongan en el tiempo, pueden tener consecuencias en el desarrollo de las estructuras orofaciales y de la mordida. Es necesario identificar los hábitos o problemas respiratorios y trabajarlos integralmente con un equipo multidisciplinario: otrorrinolaringología, logopeda, etc.

La Ortopedia Maxilar comprende una serie de medidas terapéuticas, aparatos funcionales (de quitar y poner) que utilizan fuerzas o movimientos que redirigen el crecimiento de los maxilares, estimulandolos o fenándolos, y pueden corregir la malposición dental. Para ayudar al paciente en este proceso disponemos de dispositivos que pueden agregarse a los aparatos para ayudar a la reeducación neuromuscular y correcta función.

La duración del tratamiento depende de lo complejo de cada caso, puede ir de 6 a 18 meses y se puede lograr alcanzar los objetivos finales definitivos con solo la Ortopedia Maxilar, pero en casos complejos puede ser necesaria una segunda etapa para refinar detalles con Ortodoncia fija.

Para prevenir y evitar problemas es importante saber que la primera visita al odontólogo conviene hacerla a los 2-3 años para empezar a detectar en etapas tempranas con odontopediatría y posteriormente, a los 7-8 años su primera visita y tratamiento con el ortodoncista.