El riesgo de aparición de enfermedades de las encías puede estar asociado, entre varios factores a una alimentación inadecuada. La nutrición es de vital importancia para mantener el estrecho equilibrio entre las bacterias y la respuesta que desarrolla el organismo frente a éstas. La vitamina , o ácido L-ascórbico, es una sustancia que actúa como cofactor enzimático en múltiples reacciones metabólicas necesarias para estabilizar la red de colágeno, por lo que tendría una función esencial en el mantenimiento de la integridad del tejido conectivo en el periodonto.

Mantener las encías y los dientes saludables es más fácil de lo que piensas. El cepillado regular y el hilo dental son nuestra ayuda principal, pero la vitamina C podría ser también de ayuda contra las enfermedades gingivales.

Vitamina C 

Las encías, los huesos, la piel y los dientes, se mantienen unidos gracias a unas fibras conjuntivas formadas principalmente por  colágeno que son sintetizadas en el cuerpo humano, gracias a la presencia de esta vitamina.

Estudios recientes, indican que un nivel bajo de vitamina C puede influir en las primeras etapas de la inflamación y sangrado de las encías. Como la vitamina C es un antioxidante muy potente, es capaz de prevenir y revertir el daño oxidativo, a la vez que estimula las propiedades antimicrobianas naturales del sistema inmunitario y ofrece más protección oral.

Enfermedades de las encías

Cuidar de las encías es fundamental, si quieres que tus dientes permanezcan firmes en la boca. Muchos adultos, sufren enfermedades de las encías. Es el trastorno inflamatorio más extendido a nivel mundial y una de las causas fundamentales de pérdida de dientes.

El problema principal es la placa que se forma por la acumulación de bacterias dañinas, mucosidades y otras partículas en la boca. Cuanto más tiempo permanece en los dientes, provoca gingivitis -la inflamación y el sangrado de las encías-.

La gingivitis es una forma relativamente leve de enfermedad que se puede revertir con una buena higiene oral. Sin embargo, la placa no tratada se endurece y forma el sarro, que no se puede eliminar con el simple cepillado. Esto podría causar enfermedad periodontal, inflamatoria e infecciosa que afecta a los tejidos que rodean y sostienen al diente (hueso, encía y ligamento periodontal). Además, la vitamina C interviene también en procesos como la fagocitosis bacteriana y en la cicatrización.

Cómo consumir suficiente vitamina C?

El Gobierno de Reino Unido recomienda comer 5 porciones de fruta y verdura al día. Sin embargo, no es necesario limitarse a frutas y verduras frescas, las congeladas, a veces, son más fáciles de comprar y pueden ser igual de nutritivas.

Adquiere el hábito de añadir más verduras a tus comidas. Las sopas, ensaladas y guisos son platos sencillos que ayudan a aumentar el consumo de verduras. Además, los batidos de frutas y zumos, de los que puedes disfrutar durante todo el día, son una forma deliciosa y nutritiva de aumentar tu ingesta de fruta.

Si realmente quieres aumentar la ingesta de esta vitamina, ten en cuenta que algunos alimentos tienen más que otros. La siguiente lista, muestra alimentos que te proporcionarán una buena dosis de vitamina C:

  • Pimientos
  • Frutas: Papaya, Kiwi, Lichis, Naranjas, Fresas, Cítricos  y Uvas rojas
  • Brócoli
  • Repollo
  • Coles de Bruselas
  • Guisantes de vaina
  • Coliflor
  • Col rizada
  • Boniato

Si te resulta difícil incorporar suficientes frutas y verduras a tu dieta o alguna enfermedad te lo impide, los suplementos son una opción, pero sé selectivo. Los suplementos estándar orales de vitamina,  no se absorben bien porque no pueden hacer frente a las acciones digestivas que limitan enormemente el nivel de vitamina C que alcanza el torrente sanguíneo.

“Una bonita sonrisa, con encías sanas y dientes blancos, es mejor que cualquier producto de belleza para mantenerse radiante”