El mal aliento o Halitosis, se define como el olor desagradable que se emite por la boca. Es un problema con implicaciones sociales que afecta una de cada dos personas. Está relacionado con una higiene bucal deficiente o con enfermedades de la cavidad oral en un 90% de los casos, aunque en ocasiones, solo un 10% puede ser una manifestación de alguna patalogia.

Afortunadamente, con un buen cuidado dental y periodontal, el mal aliento puede ser controlado. En la mayoría de los casos, el mal aliento es producto de la acumulación bacteriana en los dientes, lengua o de restos de comida alrededor de las encías, que a su vez puede llegar a provocar enfermedad periodontal y caries. Este olor es producido por compuestos volátiles de sulfuro (CVS) del metabolismo de las bacterias que se acumulan en boca.

Existen otras causas, como las de origen respiratorio y de problemas nasales, como la sinusitis (inflamación de la mucosa que recubre los senos paranasales). Por diabetes mal controladas, infecciones renales o hepáticas, síndrome de Sjörgren, artritis reumatoide, etc.. Así mismos. determinados alimentos y bebidas comunes también pueden llevar a producir mal aliento, incluso una vez que nos lavamos los dientes.

Otras causas incluyen, el mal aliento matutino al levantarnos, la edad, las prótesis dentales mal cuidadas, algunos medicamentos como los antidepresivos, la dieta (cebolla, ajo), el alcohol, fumar, úlceras traumáticas, afecciones de faringe por virus, bacterias y hongos, boca seca, radio y quimioterapia.

El mal aliento crónico, llamado halitosis, es a menudo, un signo de enfermedad de las encías en etapa temprana. Por esto un diagnóstico precoz realizado por un profesional de confianza en nuestra clínica es tan importante para tomar las medidas inmediatas para la prevención de efectos destructivos a nivel de dientes, encía y hueso.

El tratamiento está básicamente orientado a la disminución de las bacterias:

-Medidas generales: Una excelente técnica de cepillado que incluya la lengua, cambiar de cepillo por lo menos cada tres meses, uso de auxiliares como la seda dental, los cepillos interproximales, el uso de enjuagues como la clorhexidina al 0.05%

-Controles y limpiezas profesionales: estas pueden incluir algún raspado o curetaje periodontal si es necesario.

-Evitar comidas con exceso de condimentos o los alimentos que provocan mal aliento. No apuntarse a las dietas con muchas proteínas y las de pocas calorías. No consumir alimentos con mucha grasa.

-Evitar el café y el alcohol

-Beber mucha agua

-Dejar de fumar

-Intentar respirar por la nariz

Consulta a nuestros especialistas en SAGA Dental.