El verano ya está aquí y aún más, las  ganas de llegar a él sin mascarilla!! Para ello, debemos prepararnos cambiando rutinas y mejorando los hábitos de higiene para recuperar nuestra mejor sonrisa.

Lucir una sonrisa blanca y bonita es una de las grandes preocupaciones estéticas de hoy y podemos conseguirla con varios tratamientos estéticos:

Para mejorar el color, aclarando varios tonos podemos aplicar un BLANQUEAMIENTO DENTAL. De esta manera recuperamos los dientes decolorados, manchados y oscurecidos por la edad o consumo de algunos alimentos de manera repetitiva como el café, té, vino, el tabaco, algunos medicamentos como las tetraciclinas y por fluorosis.

Este sistema se lleva a cabo en una sesión de 30-50 minutos. Recomendamos complementarlo con un refuerzo en casa entregando al paciente unas cubetas individuales  personalizadas y una jeringa de blanqueamiento para aplicar el gel blanqueador, diariamente por una semana aproximadamente.

Es un procedimiento bien tolerado por los pacientes, cuyos resultados son bastante satisfactorios  que  duran varios años según la higiene  y especialmente el control de alimentos y bebidas con colorantes.

Existe una infinidad de opciones para una sonrisa perfecta, una de ellas es la ORTODONCIA INVISIBLE. Una  manera más cómoda de lograr la alineación y nivelación de los dientes con la técnica y tecnología más avanzada.

Otro  tratamiento estético y  de los más solicitados en la actualidad son las CARILLAS DENTALES  con las que se puede mejorar la forma, color e incluso tamaño sin mayores molestias y realizando una técnica mínimamente invasiva.

Esto significa con sin tener que desgastar diente o haciéndolo mínimamente podemos confeccionar unas láminas muy delgadas que se adhieren a los dientes mejorando su apariencia, forma y tamaño.

Generalmente, se pueden realizar en la misma cita fabricándolas en composite o en dos citas enviándolas al laboratorio para hacerlas en porcelana.

Y cuando se pierden los dientes, la mejor solución son los IMPLANTES DENTALES que permitirán reemplazar los dientes perdidos y recuperar la capacidad de función y estética.

Todos estos tratamientos individualmente o complementándose unos con otros permiten conseguir una sonrisa perfecta,  esencial para sentirnos bien y mejorar la confianza en nosotros mismos.